miércoles, 3 de junio de 2009

Biblioteca



De sus ramas crecían libros
que nunca terminaban
y una mujer con trenza
siempre me recomendaba leer "Platero y yo"

nunca lo leí mas de dos renglones.

Al cruzar la gran puerta
en el medio del salón, podías elevarte
por la escalera de caracol al rededor de su tronco
de sus ramas
crecían mis dibujos
y fotografías que para ese entonces no había tomado
el piso, un gran ajedrez
y la gente
peones, alfiles, torres, caballos, reyes y reinas
y yo
sin vos.
Y vos
sin tu foca.

Te preguntaría que nos pasó
pero se que no sabes.

De sus ramas crecían tus cartas de amor
aunque en ese entonces no las habías escrito
porque no me amabas.
No soy un cocodrilo,
no me trates así porque te amo
y estas lágrimas son de verdad.
Era yo
que estaba mal, todo me afectaba
todo
me afectabas
era yo
tenia frío en las ramas
tenía miedo de otro invierno mas.

Pero yo seguía siendo tuyo
en todo momento
para siempre.

Que así sea.




Charlie.

4 comentarios:

  1. Hermoso texto Charlie! Sabes, ahora releyendolo me doy cuenta de que tiene un ritmo muy armonioso, como lo que hablamos ayer, tiene una estructura perfecta, me encanta como pasas de una cosa a la otra casi sin que me de cuenta.
    Sos un gran poeta, muy lindo posteo!
    Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso texto. Cuanta imaginación! Cuanta inspiración. Desató en mi un sinfín de ideas mágicas, fantásticas.
    Saludos

    ResponderEliminar

gotas de resina y de savia